jueves, 19 de junio de 2008

LA UTOPIA DE DANIEL ESTRADA


La utopía de Estrada


Como decía Emilio Romero: “Mientras los peruanos no tengamos conciencia del daño que ha hecho el centralismo, no será posible realizar ninguna acción histórica para transformar al Perú”. Hasta que llegó la voz de Daniel Estrada Pérez, quien fue un honesto político de izquierda, es más, adecuadamente ubicado en el tiempo histórico que le tocó vivir. La edición de La Utopía Descentralista no sólo es un homenaje a Daniel Estrada Pérez, es sobre todo una contribución para la futura conformación social del Perú.

La utopía de Estrada

Daniel Estrada Pérez, un político inolvidable.


Daniel Estrada Pérez (1947-2003). Abogado y político, el libro La Utopía Descentralista ha sido publicado por Editorial Línea Andina. Qosqo runa. Como decía Emilio Romero: “Mientras los peruanos no tengamos conciencia del daño que ha hecho el centralismo, no será posible realizar ninguna acción histórica para transformar al Perú”. Hasta que llegó la voz de Daniel Estrada Pérez, quien fue un honesto político de izquierda, es más, adecuadamente ubicado en el tiempo histórico que le tocó vivir.

Por eso es que la edición del libro La Utopía Descentralista, cuya compilación corresponde a Himilce Mora Cortés, llega puntual para hacernos recordar que haber regionalizado los departamentos, tiene por objeto retrasar la historia del Perú. Los políticos criollos, una vez más, se han dado maña para no descentralizar el país y mantener un centralismo destinado a empobrecer las regiones del Perú.

En efecto, Daniel Estrada Pérez sostenía que: “El proceso de descentralización es un rasgo característico en la vida política de América. En las últimas décadas, los gobiernos de la región han emprendido procesos de desconcentración, delegación y devolución de competencias y funciones a instancias locales y regionales. Entonces, se trata de un proceso de trascendencia continental y pareciera formar parte de una tendencia mayor por reformar y modernizar el Estado. Sin ánimo de esquematizar, existen tres grandes temas sobre los cuales gira el balance en la región: El primero está referido a constatar la tendencia subregional por descentralizar y resaltar los objetivos de las propuestas.

El segundo es el análisis de los mitos políticos que encubrieron el proceso de descentralización y el tercer tema, son las hipótesis que graficaron el devenir del proceso de descentralización” La Utopía Descentralista es también la historia de una administración política arcaica al servicio del saqueo de sus riquezas naturales. El libro contiene los principales aportes de Estrada acerca de la descentralización como una exigencia de pueblos que languidecen en la miseria, teniendo tanta riqueza. En fin, un trabajo destinado al debate y a tenerse en cuenta cuando se piense en el Perú esencial. Ahora falta que un historiador o científico social necesariamente identificado con sus ideales, escriba su fecunda y combativa vidaejemplar.


Publicado: 30 de mayo del 2008 Comercial


Obra póstuma de Daniel Estrada La Utopía descentralista es la historia de un país que pugna por inclusión y la pertenencia. El texto reúne los principales aportes de Daniel Estrada Pérez en el debate sobre la descentralización en el Perú. La presentación será hoy 30, en el Hemiciclo Porras Barrenechea del Congreso de la República, a las 6pm. La entrada es libre.


http://www.diariolaprimeraperu.com/online/edicionNota.php?IDnoticia=18184&EN=1176 Palabra buscada >> la utopia descentralista Encontrados: 2 Publicado: 18 de junio del 2008 Cultura


Sunday, April 13, 2008


Una rama de palma en su memoria

DANIEL ESTRADA EN EL RECUERDO


Escribe: Julio A. Gutiérrez Samanez

Reza el dicho popular que “los hombres pasan pero las obras quedan”; pero, hay hombres que nunca dejan de pasar porque viven en sus obras.Al cumplirse el quinto año del sensible fallecimiento del Dr. Daniel Estrada Pérez, hacemos un alto en nuestras actividades para recordar a este ciudadano ejemplar que supo imprimir en su obra el sello de la cusqueñidad.Poseído por el amor a su tierra el Cusco, Estrada personificó la lucha por arrancar nuestros derechos más sentidos al centralismo limeño, desde sus gestiones en la Alcaldía del Cusco y en el Parlamento nacional.Daniel fue el líder carismático de esa hora, capaz de ofrecer una visión compartida a sus ciudadanos; alineó tras su programa y credo a todos los cusqueños, aún a sus opositores políticos; fue dueño de un discurso encendido y motivador, cuyo centro o eje era el desarrollo de esta ciudad y sus habitantes, con un estilo propio, recuperando los valores andinos y nuestra historia.Trabajó para la ciudadanía cusqueña desde la defensa de sus derechos humanos; laboró en el asesoramiento de la gloriosa FDTC, central proletaria de Huamantica y Herrera Farfán, y, al intenso calor de ese crisol popular, Daniel, forjó una personalidad descollante que lo elevó a la altura de líder de las clases populares y de la Izquierda Unida.

En tales circunstancias llegó a ejercer la Alcaldía del Cusco y, a fuerza de célebres paros y huelgas de hambre, arrancó la Ordenanza Municipal 02, con la cual consiguió recursos de la Compañía Cervecera para realizar obras en los Pueblos Jóvenes y alentar el desarrollo de la cultura. E

s este aspecto en el que, como intelectual, valoro más la obra de Daniel Estrada; pues, publicó muchísimos libros, repuso la Revista Municipal, trabajo en el que con humildad de amigo me cupo colaborar ad- honorem.

Muchas acciones nacieron de aquella febril actividad; por ejemplo, recogiendo el clamor colectivo, se rescató el topónimo “Qosqo”, se hizo uso del quechua, y se apoyó a cuanta iniciativa cusqueñista pudo darse. Esa época cenital de Daniel, que podemos llamar “Era Estrada” o el “Qosqorunismo”, ha quedado como un paradigma difícilmente superable, como una valla alta, que se tradujo en semilla fértil para la posteridad, de allí que es perentorio y es un deber el coadyuvar a la compilación, rescate testimonial y documentario de esta época y ponerla a disposición de las nuevas generaciones.Paralelamente, es una tarea nuestra, el recopilar la obra y pensamiento de Daniel, reuniendo sus escritos, discursos, entrevistas, grabaciones de audio y video; los innumerables prólogos a los libros que patrocinó en sus gestiones y el testimonio de sus coetáneos, tanto en vida de este magnífico cusqueño, como cuando falleció y fue despedido por todo su pueblo.

Con el tiempo, muchas de las obras municipales de Daniel, han quedado en el abandono y se vienen deteriorando sin que las autoridades, no sabemos si por dejadez o malsana envidia, hayan querido recuperar; quizás con el inútil deseo de borrar el recuerdo de este gran hombre, que siempre les hará mucha sombra.

Queda pues, como tarea para los que colaboramos con él y fuimos amigos y críticos fraternales, construir su recuerdo, crear un museo para mantener su memoria, sus reliquias, sus preseas; publicar su pensamiento tanto de él como de su ilustre padre, el jurisconsulto y brillante tribuno Dr. Alcides F. Estrada, jus-historiador y hombre de altísima cultura.

El pueblo del Cusco, le debe a Daniel, el haber desarrollado su orgullo local y regional, su alto nivel de conciencia cívica, capaz de realizar actos como las últimas jornadas de paros y huelgas por la defensa irrestricta de nuestro patrimonio cultural, en contra de las leyes vende-patria que diera el centralismo y el gobierno actual.

Aunque las circunstancias no me permitieron participar de la última romería a la tumba de este hombre prócer y amigo, entrego a su familia y en especial a la profesora Nohemí Estrada, hermana de Daniel, esta rama de palma como tributo a su memoria.

1 comentario:

1soydeizquierda dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=wP-Ppv1p49o